CÓMO AHORRAR EN LA FACTURA DE LA LUZ

ahorrar luz

CÓMO AHORRAR EN LA FACTURA DE LA LUZ

Cada vez que el mercado eléctrico sufre una subida de precio aparecen varias empresas que ofrecen sus productos para mitigar o controlar el consumo y el gasto de la factura.

En este post, hablaremos de los más populares para ver qué nos ofrecen, pero antes veamos a qué problemas quieren hacer frente.

 

Stand By

 

Uno de los factores que podemos eliminar de nuestro consumo es el denominado consumo fantasma, el Stand By.

Éste es el consumo que hacen los electrodomésticos al estar conectados a la corriente a pesar de que no se estén utilizando, es un consumo mínimo pero constante por lo que hay que tenerlo en cuenta, ya que, se han hecho estimaciones que indican que al año se paga 90€ aproximadamente por energía no disfrutada.

 

Para poder ahorrar este consumo existen diferentes soluciones, como ser:

 

– Enchufes inteligentes o enchufes smart

 

Se diferencian de los enchufes comunes en que pueden controlarse con un mando a distancia o una app móvil. Con ellos se pueden desconectar los enchufes que no se quieren operativos y activarlos en el momento en que se quiera sin necesidad de estar presente. Esto puede ser útil si se tiene contratada una tarifa con discriminación horaria, ya que se puede activar cualquier electrodoméstico en la franja horaria más económica sin necesidad de estar presente. (citar el post de la discriminación horaria)

 

– Regletas

 

Una opción menos 2.0 son las regletas de toda la vida. Con ellas se tienen varios electrodomésticos conectados a un mismo enchufe, lo que permite desconectarlos o activarlos en un solo “clic”. Hay también regletas que tienen interruptores individuales para poder elegir qué aparato o aparatos conectar o desconectar simultáneamente.

 

Consumo responsable

 

Otro factor crucial para ahorrar en luz es optimizar el consumo. Hay pequeños hábitos que se pueden adquirir para conseguirlo como, por ejemplo, utilizar los programas ecológicos de los electrodomésticos. Pero también hay productos que pueden ayudar a controlar el consumo, estos son:

 

– Bombillas de bajo consumo o led

 

Utilizar este tipo de bombillas puede parecer, a priori, más caro que utilizar las bombillas normales, dado que éstas son más económicas, pero las bombillas e bajo consumo y led representan un 90% de ahorro en el consumo eléctrico, por lo que es una opción que hay que tener presente.

 

 – El contador inteligente

 

Son los nuevos contadores regulados y obligatorios, la diferencia con los antiguos es que son más precisos. Esto puede usarse para ver lo que se lleva consumido y compararlo con el consumo realizado en meses anteriores, de esta manera se puede tener un control sobre el consumo y también identificar las horas de mayor demanda. Esta información puede ser de gran ayuda para saber si la tarifa de acceso que se tiene contratada es la más idonea. Si aun no sabes que son las tarifas de acceso te recomendamos nuestro post. «Que son las tarifas de acceso«

 

Otros ahorradores

 

En el mercado también hay otros productos que a pesar de venderse como ahorradores de energía, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) a día de hoy no cumplen su objetivo. La mayoría de estos aparatos afirman estabilizar la corriente, los picos de tensión, homogenizar el consumo, etc. pero no dicen cómo lo logran. Lo cierto es que casi todos son condensadores que se ocupan de disminuir la energía reactiva.

 

La energía reactiva es un % de energía que no es útil. Esta energía se produce sobretodo en grandes maquinarias industriales que necesitan una potencia muy alta, como esta energía improductiva ocupa un espacio en la red, distribuidora penaliza el hecho de producirla. Es decir, la mayoría de los ahorradores de luz que hay en el mercado, aunque se dirijan publicitariamente a los pequeños consumidores, en realidad están pensados para instalaciones industriales. La energía reactiva es anecdótica en hogares y PYMES, por eso en estos casos no se aplica ninguna penalización económica.

 

La clave de Aura Energía

 

Somos sinceros, ninguno de los ahorradores en el mercado van a conseguir que te alegre recibir la factura de la luz, pero hay factores que sí te pueden ayudar a controlar su importe, ¿la clave? El uso óptimo.

 

  1. Potencia óptima

Tener contratada la potencia mínima que se necesita puede parecer una obviedad, pero la potencia es el concepto que más va a repercutir en el total facturado. Tener una potencia superior a la necesitada supone un dispendio que podemos eliminar, y tener una potencia inferior puede ocasionar saltos del ICP o recargos económicos.

 

  1. Tarifa óptima

En otros post hemos hablado de las diferentes tarifas de acceso, tener contratada la tarifa que más se adapta al perfil de consumo, es otro de los factores que va a repercutir en el importe facturado.

 

  1. Consumo óptimo

Tal como hemos mencionado anteriormente, hay hábitos de consumo que ayudan a hacer un uso más eficiente de los electrodomésticos. Pueden ser, desde disminuir el Stand-by, utilizar los programas ecológicos de los electrodomésticos, aprovechar al máximo su capacidad, o, en el caso de la calefación/refrigeración, mantener una temperatura estable e incluso aislar bien las ventanas, etc. Son pequeñas acciones complementarias que, junto a las dos primeras, ayudan a reducir el total de las facturas.

 

¿Tienes un suministro eléctrico óptimo? ¡Pregúntanos!