que se paga en el recibo de la luz

España lidera los puestos más altos de la lista de países europeos que más pagan por el consumo eléctrico. El primer paso para ahorrar luz y descender de este ranking se encuentra en saber qué se paga en la factura de la luz. Comprender dónde se concentra el precio de la electricidad permitirá empezar a reducir el recibo de la luz mes a mes.

Cómo entender la factura de la luz

Un estudio del Instituto Sondea asegura que la mitad de los españoles no entiende su factura de la luz. El desconocimiento o la indiferencia a la hora de saber qué es lo que se paga en el recibo de la luz son dos de los principales obstáculos del ahorro.

La factura de la luz se divide en el importe fijo y el variable. El primero corresponde al precio de la potencia contratada, mientras que el importe variable corresponde al total de nuestro consumo eléctrico.

Pero a la hora de pagar la factura de la luz también se le debe incluir en el precio final el tramo de los impuestos, el alquiler los contadores eléctricos u otros servicios que se puedan tener contratados.

El consumo de electricidad

El consumo eléctrico es el coste real que debemos asumir por la luz. Y, te sorprenderá saber que solo representa el 37% del coste total que se paga todos los meses. Se mide por KWh consumido y el precio puede cambiar según la comercializadora eléctrica que se tenga contratada.

Precio por potencia contratada

Con independencia del consumo de energía, la potencia eléctrica es una cantidad fija al mes y va en función de la tarifa de acceso contratada (2.0A, 2.1A, 3.0A, 3.1A o 6.1A) y del periodo (punta, llano y valle). De esta forma, se paga un precio por cada kW contratado y por cada uno de los días de suministro eléctrico. (Si tienes dudas sobre la potencia que más le conviene a tu empresa, puedes consultar nuestro servicio de asesoramiento energético).

Alquiler de equipo

El precio de este concepto va en función a la tarifa de acceso contratada, si no es de propiedad, es decir, es de la empresa distribuidora, que es lo más común y se paga cada mes.

Impuestos en la factura de la luz

Dentro del precio de la energía eléctrica cabe distinguir 2 tipos de impuestos sobre la electricidad:

  1. El impuesto eléctrico: este término está fijado por el Ejecutivo. En definitiva, hay que calcular el 4, 864%  de la suma del resultado de la potencia contratada y la energía que se haya consumido. La cifra que se obtenga se ha de multiplicar por la base imponible de 1,05113.
  2. El temido “IVA”: a la suma total de la factura se le debe aplicar el IVA del 21%, que es el establecido para el consumo de electricidad.

Aunque en la parte de los impuestos fiscales ahorrar sea misión imposible, existe una vía por la cual sí puedes recortar tu gasto en luz mensual: tantea la opción de cambiar de comercializadora de luz. Puede que encuentres una tarifa con una potencia que se adapte mejor a tu consumo eléctrico.

En definitiva, entender el recibo de la luz va a facilitar el control de tu consumo eléctrico, para que, a posteriori, puedas estudiar otras alternativas y empezar a ahorrar con el precio de la luz.

logo-footer

Estamos conectados: