Realizar una auditoría energética ayuda a conocer mejor las empresas desde un punto de vista de la electricidad y el consumo

El ahorro energético en las empresas no solo supone una mejora de los beneficios económicos, sino también un plus de competitividad respecto al resto de empresas del mercado. Por eso, la mejora de la eficiencia energética se ha intensificado en el seno de las empresas en los últimos tiempos, con el fin de conseguir mejorar el desarrollo tecnológico y las pautas de consumo energético.

Alcanzar este objetivo depende exclusivamente de una cultura empresarial acorde con la reducción del consumo de electricidad en la industria, pero también de contar con herramientas capaces de dotar a los empleados de un mayor conocimiento sobre el ahorro de luz.

Y es que la eficiencia en el consumo de electricidad no solo reduce la tarifa de la luz de la industria, sino que también reduce los costes en los procesos de producción.

La auditoría energética como herramienta de eficiencia

La realización de una auditoría energética se presenta como una de las herramientas básicas de toda estrategia de eficiencia energética. El consumo de energía eléctrica, por norma general, supone un gasto elevado en la factura de la luz. Gasto que, por otra parte, podría reducirse conociendo los puntos débiles del consumo energético medio de la empresa y escogiendo una tarifa de luz para industria competitiva.

Pero, ¿qué es una auditoría energética?

Al hablar de auditoría energética nos referimos a un procedimiento sistemático destinado a arrojar luz sobre los perfiles de consumo energético, con el fin de valorar las posibilidades de ahorro de energía eléctrica en las empresas. Se trata, ni más ni menos, que de realizar un estudio que dictamine los excesos en el consumo de energía eléctrica durante el proceso de producción.

Los beneficios de la auditoría energética

Una auditoría de este tipo proporciona, sobre todo, información a las empresas. Por eso, los beneficios de realizar este tipo de estrategias en las compañías son:

  • Permite conocer la situación energética actual, así como profundizar en el conocimiento del rendimiento del equipo tecnológico e instalaciones desde un punto de vista energético
  • Tener un inventario del equipamiento productivo y de las instalaciones eléctricas de la empresa
  • La auditoría energética también permite realizar mediciones de los parámetros eléctricos, térmicos y de confort
  • Analiza todas las posibilidades de mejora de las empresas en cuanto a optimización energética y suministro de combustibles
  • Estudiar la viabilidad de instalar energías renovables para la producción
  • Proponer soluciones técnicas que posibiliten una mayor eficiencia energética y un ahorro en la factura de la luz

En conclusión, las empresas deben contar con información detallada de la situación energética en la que se encuentran para poder hacer frente de una manera efectiva al exceso de consumo eléctrico. Con la auditoría energética se puede conseguir esa información e implementar mejoras que reduzcan la factura de la luz y aumenten la eficiencia energética.

logo-footer

Estamos conectados: