Qué tarifa de luz contratar

tarifa de luz

Qué tarifa de luz contratar

Si te preguntas cuál es la mejor tarifa de luz del mercado, no hay una respuesta única. Como casi siempre, depende de las necesidades de cada cliente. Es decir,  según tus hábitos, usos y circunstancias. Y es que la tarifa de luz ideal es la que mejor se adapta a ti. ¡En este post te ayudamos a encontrarla! Para eso, vamos a ver las distintas tarifas que existen y qué aspectos debes tener en cuenta antes de contratar una.

En primer lugar, hay dos parámetros que hay tener muy claros antes de valorar una tarifa de luz: tu patrón de consumo personal y la potencia.

 

El patrón de consumo de luz personal

 

¿En qué franja horaria realizas un mayor consumo energético? O, dicho de otro modo, ¿en qué momento del día haces uso de la mayor parte de los electrodomésticos que hay en tu hogar? Es importante que seas consciente de tus hábitos en este sentido, ya que en el mercado encontrarás tarifas de precio fijo (la electricidad cuesta lo mismo independientemente de la hora), y de precio variable (la electricidad es más barata o más cara dependiendo de la franja horaria).

Además, hay que tener en cuenta la tarifa de acceso que tengas contratada una tarifa que todas las horas tienen el mismo precio (2.0A y 2.1A) o una con discriminación horaria que según la hora tienes un precio u otro (2.0DHA y 2.1DHA) o que tengan un precio para cada periodo como son la 3.0A, 3.1A y 6.1A.

Si la mayor parte del consumo energético lo realizas durante el día, te conviene una tarifa de precio de energía fijo. En cambio, si al menos el 40% de tu consumo de electricidad lo realizas en horario nocturno, una tarifa de discriminación horaria es más adecuada para ti.

 

La potencia de luz contratada

 

La potencia contratada es el factor que determina la cantidad de kW que puedes usar simultáneamente sin que, como decimos popularmente, “salten los plomos”. En el caso de la potencia, más no implica mejor, puesto que tener contratada más de la que necesitas, te supondrá una factura innecesariamente más elevada.

 

¿Qué potencia de luz contratar?

 

El elemento más determinante es el número de electrodomésticos que usas de manera habitual y solapada.  A la hora de considerar esto, sé práctico y realista. No contrates más potencia de la que vas a usar en tu día a día, pero tampoco menos, porque esto hará que los incómodos saltos de diferencial sean habituales, y que al final tengas que cambiar a una potencia más alta, algo que puede terminar saliéndote más caro.

Si elegir bien tu potencia eléctrica es tan importante, es porque puede suponer un ahorro considerable en la factura de la luz. Esto se debe a que en esta pagas dos conceptos: el consumo total que realizas y la potencia, cuyo importe será más alto o menos según el número de kW que contrates. Es decir, aunque tu consumo mensual de kWh de luz fuera cero, tendrías que pagar el coste fijo de la potencia contratada.

 

Un truco para comprobar si tienes contratada más potencia de la que necesitas es que vayas encendiendo, uno a uno, todos los aparatos eléctricos de tu casa. Si no salta el ICP (Interruptor de Control de Potencia) es probable que tengas más potencia de la que necesitas, pues la situación tener encendidos a la vez todos los electrodomésticos es muy puntual. También puedes usar este sencillo sistema para calcular la potencia eléctrica que necesitas contratar.

 

¿Qué tarifas de luz existen?

 

Una vez que tengas claros estos dos conceptos (patrón de consumo y potencia),  tienes que saber que los dos tipos de tarifa principales que hay en el mercado son:

 

– Tarifa de luz de mercado regulado o PVPC

Esta es la tarifa de luz regulada por el gobierno, y está sujeta a la variación horaria del precio de la electricidad en función de la oferta y la demanda del mercado. Por eso, para que te resulte rentable debes estar pendiente de planificar tus consumos de acuerdo con la información de Red Eléctrica de España, en las horas en que la electricidad cuesta menos. Para poder contratarla tu potencia no debe ser superior a los 10 kWh. Si cumples con determinadas circunstancias también te puedes adherir al bono social. El mayor inconveniente que presenta esta tarifa es que es voluble, pues depende de las subidas o bajadas del precio de la luz.

 

– Tarifa de luz de mercado libre

 

Estas tarifas tienen precios establecidos de antemano y estables.  Dentro de ellas encontramos:

 

  • Tarifa de luz plana (disponible para las tarifas de acceso 2.0A, 2.0DHA, 2.1A y 2.1DHA), en las que siempre pagas la misma cuota, independientemente del consumo y los horarios. Este tipo de tarifa lo que se hace es un estudio del consumo de luz del último año y se calcula una cuota personalizada.
  • Tarifa de luz precio fijo en el término de energía (disponibles para las tarifas de acceso 2.0A, 2.0DHA, 2.1A, 2.1DHA, 3.0A, 3.1A y 6.1A), en las que conoces el precio del kWh que vas a pagar y no varía según la fluctuación del mercado, aunque no conozcas el consumo puedes tener una previsión bastante realista del coste que unos horarios fijos en los que el consumo de luz es más económico.
  • Tarifa de luz de precio variable según la hora (disponibles para las tarifas de acceso 2.0A, 2.0DHA, 2.1A, 2.1DHA, 3.0A, 3.1A y 6.1A), en las que se establecen los precios según el precio del mercado eléctrico OMIE.

 

Para elegir cualquiera de  estas tarifas, es importante que conozcas tu patrón de consumo y tu potencia. Si tienes cualquier duda sobre qué tarifa de luz elegir, no dudes en contactar con Aura Energía. Estaremos encantados de asesorarte para que elijas la solución perfecta para ti.