¿QUÉ SISTEMA DE CALEFACCIÓN ES EL MÁS ECONÓMICO?

sistema de calefacción eficiente

¿QUÉ SISTEMA DE CALEFACCIÓN ES EL MÁS ECONÓMICO?

Si te encuentras en la aventura de encontrar la calefacción más económica y eficiente del mercado debes saber que hay que tener en cuenta distintos factores y que no a todos los hogares les irán bien los mismos tipos de calefacción. Aspectos como el clima, la superficie a calentar, el tipo de aislamiento que tenga la vivienda, el coste de la instalación o el precio de la energía (y su variabilidad), entre otros, serán determinantes a la hora de decantarnos por un sistema u otro.

En este artículo te detallamos los sistemas de calefacción existentes, con sus ventajas en inconvenientes, para que elijas cuál se adapta más a tus necesidades y cuál va a permitirte ahorrar más en calefacción. En este sentido, no te pierdas nuestro artículo sobre cómo tener una calefacción eficiente que nos permita ahorrar en las facturas 

 

Calefacción con gas natural

 

Este sistema, que consiste en una caldera que calienta el agua y la envía a los radiadores repartidos por la casa, es uno de los sistemas más versátiles, pues es apto tanto para pisos pequeños como para grandes viviendas. El precio del combustible (gas natural) no es muy elevado si lo comparamos con otros, lo que lo convierte en uno de los sistemas de calefacción más económicos. Además, es muy cómodo y eficiente, pues no tienes que preocuparte por almacenar el combustible y el calor te llega casi al instante y de forma homogénea.

¿El problema? Debes vivir en un lugar con acceso al gas canalizado (que aunque está presente en gran parte del territorio, todavía hay puntos en los que no llega), y necesitas hacer una costosa instalación en casa que implica obras. También deberás sumar costes de mantenimiento, pues requiere revisiones periódicas.

 

Calefacción con gasoil y con gas propano

 

En zonas rurales y/o urbanizaciones, en lugares donde no ha llegado la canalización del gas natural, en grandes viviendas o casas antiguas, etc. existe la opción de tener calefacción con combustibles como el gasoil (gasóleo C) o el gas propano, que tienen una potencia calorífica superior al gas natural, si bien el funcionamiento con caldera y radiadores es muy similar.

En el caso del gasoil, que se almacena en depósitos y debe rellenarse una o dos veces al año, dependiendo del consumo que se haga y del tamaño del bidón, es una elección menos limpia y contaminante. La caldera de gasoil no se puede considerar el sistema de calefacción más económico, ya que el precio del combustible ha subido mucho en los últimos años y, además, es un sistema poco eficiente energéticamente.

El gas propano se puede almacenar en el exterior de la casa, en pequeños recipientes o en depósitos, hecho que lo hace un sistema menos seguro que el del gas natural.

 

Radiadores eléctricos

 

Uno de los sistemas más habituales en cuanto a calefacción eléctrica son los radiadores eléctricos, que pueden instalarse en las paredes de la vivienda o bien ser portátiles e irlos desplazando según la estancia que se quiera calentar. En este sentido, la instalación es sencilla, no excesivamente costosa y no requiere gastos de mantenimiento. Los radiadores eléctricos resultan una buena opción en pisos pequeños y bien aislados, para que sean eficientes, y en lugares donde los inviernos no sean especialmente fríos.

Existe una gran variedad de radiadores eléctricos (convectores, calefactores de aire caliente, halógenos…), pero si nos centramos en aquellos capaces de calentar grandes espacios (y no solamente zonas reducidas), los emisores termoeléctricos son los mejores a nivel de eficiencia y ahorro energético y, a la larga, pueden resultar más baratos.

Se trata de radiadores que pueden ser secos (con resistencias calefactoras que transmiten el calor por conducción), fluidos (con una resistencia blindada y un fluido termo-conductor de alta transferencia térmica) o cerámicos (llevan en su interior materiales cerámicos compuestos por elementos sólidos de gran conductividad).

Puedes instalar estos radiadores en las estancias que quieras de tu vivienda sin necesidad de obras, ni caldera ni tuberías; simplemente debe haber un enchufe para conectarlos a la corriente eléctrica. Con los emisores termoeléctricos puedes ahorrar energía gracias a que llevan un termostato y un programador que ayudan a obtener una temperatura constante y homogénea. Su inercia térmica (una vez apagados siguen emitiendo calor durante horas) los convierte en uno de los sistemas de calefacción eléctrica más eficiente (necesita menos energía para calentar) y, por tanto, económica.

Si optas por este sistema de calefacción eléctrico, hazlo con electricidad que proceda de fuentes de origen renovable como la nuestra, hecho que nos permite ofrecerte unas tarifas muy competitivas para que no pagues costes innecesarios y puedas ahorrar.

Lo que sí debes tener en cuenta con este sistema es que quizás debas revisar la potencia que tienes contratada para que sea suficiente y no te salten los plomos. Aquí te ayudamos a saber cómo calcularla correctamente 

 

Calefacción radiante

 

Esta forma de calentar los espacios consiste en tuberías de agua caliente (que pueden calentarse mediante una caldera o con resistencias eléctricas) que circulan bajo el suelo y distribuyen el calor uniformemente por todas las estancias. A pesar de que requiere una inversión inicial bastante elevada, aporta un aislamiento térmico que puede hacerte ahorrar en calefacción significativamente (entre un 10%-30%). Hay que añadir una ventaja estética y funcional: el suelo radiante es invisible, no habrá radiadores en medio, por lo que podrás aprovechar mejor todos los rincones de tu hogar.

El suelo radiante está especialmente recomendado para climas fríos, con una temperatura extremadamente baja, y en viviendas habituales (son más eficientes si no se interrumpe su funcionamiento).

 

Bomba de calor

 

La bomba de calor es, en realidad, un sistema 2 en 1, ya que en verano va a permitirte disfrutar del aire acondicionado. En cuanto a este sistema de calefacción eléctrico, el coste de su instalación no es excesivamente elevado y no requiere de obras: es rápido y barato. Ahora bien, si te estás planteando utilizar la bomba de calor para calentar tu vivienda ten en cuenta que va a ser una calefacción más económica y eficiente en lugares con climas cálidos, con menor consumo térmico y eléctrico. En pocos minutos tu casa va a estar a una temperatura confortable.

 

Nuestra apuesta: la calefacción 100% verde

 

En Aura Energía consideramos que el futuro está en las calefacciones que funcionan gracias a las fuentes de energías renovables. Por este motivo debes plantearte opciones como, por ejemplo, la calefacción por aerotermia o por biomasa.

La aerotermia es una energía renovable que aprovecha la energía existente en el aire y la transfiere hacia el interior de las casas para ofrecer tanto calefacción como refrigeración y agua caliente sanitaria. A parte de los beneficios medioambientales de lo que supone un sistema de calefacción por aerotermia, debes saber que es la forma más barata de tener calefacción si nos fijamos únicamente en el precio del kWh térmico. Es decir, si no tenemos en cuenta otros factores como la instalación, los costes fijos o el mantenimiento, la calefacción más económica es la que funciona mediante aerotermia.

 

En este otro artículo te explicamos más detalles sobre la bomba de calor solar, que combina las ventajas y el ahorro de la aerotermia con la energía fotovoltaica y que permite hacer un uso eficiente de la energía.

Por otro lado, la calefacción por biomasa, que utiliza materia orgánica como fuente energética, también resulta de las más económicas y sostenibles. Adaptar la caldera a la tecnología de la biomasa va a suponerte un ahorro del 40% en combustible, tal y como te contamos en este post sobre cómo ahorrar energía en casa con la climatización. Por ejemplo, las calderas de pellets (combustible hecho a base de madera), son una opción alternativa a las calderas convencionales, tanto para calefacción como para agua caliente. Eso sí, debes tener en cuenta que tendrás que tener espacio para almacenar el combustible, en un lugar donde se conserve en óptimas condiciones (que no se moje, por ejemplo).

 

En Aura Energía apostamos firmemente por las energías renovables (por eso nuestra electricidad procede al 100% de fuentes de origen renovable), y además creemos que es una forma sostenible y respetuosa con el medioambiente de ahorrar también en tu factura eléctrica.

 

¿A qué esperas para unirte? Cuenta con nuestro equipo de asesores  para acompañarte en la elección del sistema de calefacción eléctrica que más te convenga según tus necesidades.