¿QUÉ ES LA POTENCIA ELÉCTRICA CONTRATADA Y CÓMO CALCULARLA CORRECTAMENTE?

POTENCIA ELÉCTRICA CONTRATADA

¿QUÉ ES LA POTENCIA ELÉCTRICA CONTRATADA Y CÓMO CALCULARLA CORRECTAMENTE?

En la factura de la luz intervienen distintos factores como el término de potencia eléctrica (el precio que tendrás que pagar por unidad de potencia contratada y mes), que hace referencia a la capacidad para tener conectados varios aparatos eléctricos de forma simultánea. Pero ¿cómo calcular la potencia más adecuada para tu hogar o empresa? ¿Qué aspectos se tienen en cuenta? ¿Y qué pasará si decido subir o bajar la potencia eléctrica? Intentamos resolver tus dudas para que puedas ajustar la potencia contratada a tus hábitos de consumo eléctrico y ahorres en el recibo de la luz.

 

¿Qué es la potencia eléctrica contratada?

Como te contamos en el artículo sobre cómo saber si se puede bajar la potencia eléctrica contratada, la potencia eléctrica de luz contratada es el precio que determina la cantidad máxima de energía que podremos consumir de manera simultánea sin que salten los plomos. Se mide en kilovatios (kW) y la encontrarás en tu factura (en el apartado de “Datos de suministro”). Es un concepto fijo, es decir, deberás pagarlo independientemente del consumo eléctrico que realices.

De esta manera, a más kilovatios contratados, más aparatos eléctricos se podrán conectar a la red eléctrica y utilizar al mismo tiempo. Pero a la vez, cuanto más alto sea el valor de la potencia contratada, más elevado será el importe de la factura. Por este motivo es tan importante saber si la potencia que tenemos contratada es la que realmente necesitamos: si ésta es superior a la que necesitamos, estaremos pagando de más de forma innecesaria; y si es inferior, nos saltará el interruptor de control de potencia (ICP) –el encargado de medir la cantidad de potencia eléctrica que se está utilizando en la mayoría de hogares (en instalaciones de baja tensión o potencias inferiores a 15 kW)– y se cortará momentáneamente la corriente eléctrica. Esto sucede por seguridad, ya que la potencia contratada de tu hogar marca el límite de kW que puedes demandar a la vez.

 

La regla del maxímetro

Pero determinadas instalaciones eléctricas (de alta tensión o potencias superiores a 15 kW, o bien lugares donde no puede haber un corte de suministro como hospitales, ascensores, quirófanos o particulares con necesidades especiales, por ejemplo) disponen de un maxímetro, un dispositivo que permite superar la potencia contratada sin interrumpir el suministro. ¿Cómo? El aparato registra la potencia que se va demandando en bloques de 15 minutos, calcula la potencia media para cada bloque para, al final de mes, anotar la potencia máxima que se ha pedido.

En la facturación mediante un maxímetro se aplica lo que se conoce como la “regla del maxímetro”, según 3 posibles escenarios:

  • Si la potencia máxima es inferior al 85% de la potencia contratada: como el pico de potencia máxima no ha alcanzado el 85% de la potencia contratada, se factura el 85% de la potencia contratada.
  • Si la potencia máxima está entre 85%-105% de la potencia contratada: se factura exactamente la potencia que se tiene contratada.
  • Si la potencia máxima es superior al 105% de la potencia contratada: del pico máximo de potencia que se ha utilizado, se le resta el 105% de la potencia contratada, para abonar el exceso de potencia que ha habido.

 

Potencias eléctricas contratadas normalizadas

Debes saber que en el año 2006 el Gobierno reguló las potencias eléctricas en unas tablas de valores normalizados, tanto para las instalaciones eléctricas monofásicas como para las trifásicas. A modo de ejemplo, los hogares suelen tener una contratación de potencia de 3,45 kW, para casas más pequeñas, y de 9,2 kW para casas medianas. Los valores de potencia eléctrica contratada normalizada por encima de 10 kW normalmente corresponden a empresas o grandes industrias (las viviendas de gran extensión también pueden estar dentro de esta categoría).

 

¿Cómo se calcula la potencia eléctrica a contratar?

Para calcular la potencia eléctrica a contratar hay que tener en cuenta factores como la instalación eléctrica (monofásica o trifásica), la tarifa de acceso, los hábitos de consumo, las dimensiones de la vivienda y el equipamiento eléctrico de que dispone, entre otros. Los electrodomésticos de mayor potencia que solemos tener en casa son: la secadora (3 kW aproximadamente), el lavavajillas (2 kW) o el aire acondicionado/bomba de calor (2 kW). Por eso es tan importante comprar electrodomésticos eficientes de clase energética A++ o A+++, que suponen un gran ahorro energético. 

 

Modificar la potencia eléctrica contratada

Si deseas modificar la potencia que tienes contratada, ya sea para subirla o para bajarla, puedes contactar con nosotros.  Nuestros técnicos te asesorarán de la potencia más idónea para tu suministro.

 

¿Cuánto cuesta modificar la potencia que tengo contratada?

Cambiar la potencia eléctrica contratada es posible, pero debes saber que tiene unos costes asociados que varían en función de si lo que se quiere es aumentarla o reducirla, y que se pagan a la compañía distribuidora mediante la factura de luz. Puedes solicitar un cambio de potencia una vez al año.

Si quieres aumentar la potencia contratada se deberán pagar: derechos de extensión, derechos de enganche y derechos de acceso. En caso de necesitar reducir la potencia contratada el coste es menor, ya que solo deberán abonarse los derechos de enganche.

Consulta los importes específicos con tu compañía distribuidora, ya que en caso de instalaciones muy antiguas puede haber otros costes adicionales relativos a certificados de instalación eléctrica o reformas en la instalación.