Por qué comprar un coche eléctrico

Por qué comprar un coche eléctrico

Si todavía te preguntas por qué comprar un coche eléctrico, no dejes de leer. Rápidamente descubrirás que sobran motivos para responder a esta pregunta. Y no lo decimos como empresa de luz.

Si bien puedes pensar que nuestro punto de vista tenderá a centrarse en los beneficios de fomentar el consumo eléctrico, te sorprenderá saber que los principales motivos por los que comprar un coche eléctrico van mucho más allá. Y que poco tienen que ver con el beneficio que pueda conllevar a una comercializadora eléctrica. O a una compañía automovilística.

Reducción de niveles de contaminación atmosférica y acústica

Nos referimos al fomento de la sostenibilidad y del cuidado al medio ambiente. Con la apuesta masiva por el coche eléctrico todos salimos ganando. Incluso los ciudadanos de a pie que ni siquiera son usuarios habituales del transporte particular.

Está demostrado que el día que el vehículo eléctrico se convierta en una realidad cotidiana, los niveles de contaminación se reducirán drásticamente. Si analizamos las ventajas de la bicicleta eléctrica y las del vehículo eléctrico por separado, veremos que ambas alternativas demuestran que la apuesta por el transporte sostenible supondría un cambio tanto en el patrón de contaminación atmosférica como acústica.

Un tema que preocupa cada vez más a nuestros dirigentes y que ya ocupa el primer lugar en muchas agendas políticas. Como por ejemplo, la de Madrid y Barcelona: las principales urbes del país.

 

Acabar con el consumo y explotación de combustibles fósiles

Una de las mejores respuestas a por qué los coches eléctricos son mejores que los gasolina es su autosuficiencia. Es decir, se acabaría con la dependencia y comercialización de los combustibles fósiles y la explotación de dichos yacimientos.

 

Lo cual abriría el camino hacia un consumo sostenible basado en la explotación de fuentes de energía alternativa. Como las renovables. Su obtención representa un impacto ambiental casi nulo. Algo que se encuentra directamente ligado al abaratamiento de los gastos en desplazamientos.

 

Su implantación en la sociedad es cuestión de tiempo. Simplemente necesitamos voluntad. Por un lado política, con ayudas económicas que equilibren los gastos de fabricación. Y por el otro lado, necesitamos esfuerzo y avance en conciencia social. Ya que la apuesta por el transporte sostenible determinará el futuro de nuestros hijos.

 

¡Descubre cuánto ahorrarías con nuestras tarifas y acude a tu concesionario más cercano!

 

¿Te unes al movimiento sostenible?