EL RETORNO DE LA BOMBILLA DE EDISON

lamparas incandescentes

EL RETORNO DE LA BOMBILLA DE EDISON

Lámparas y bombillas incandescentes de bajo consumo

Las lámparas incandescentes suponen un gran avance tecnológico desde su nacimiento, a finales del siglo XIX, hasta principios de este siglo. Aunque hoy ya no se comercializa oficialmente por su poca eficiencia energética, nos encontramos ante lo que podríamos llamar el retorno de la bombilla incandescente de bajo consumo. La mítica forma original se ha convertido en protagonista de muchas propuestas decorativas y de iluminación con bombillas incandescentes modernas y a la vez eficientes.

 

Las lámparas incandescentes originales: un poco de historia

En 1879 la bombilla incandescente, un dispositivo basado en la producción de luz mediante el calentamiento de un filamento metálico, fue patentada en Reino Unido por su creador, Joseph Wilson Swan. Poco después, en 1880, en Estados Unidos el empresario e inventor Thomas Alva Edison patentó una lámpara incandescente mejorada, basada en el calentamiento de filamentos de carbono y comercialmente viable para el gran público. La bombilla incandescente que inventó Edison era una lámpara duradera, con una vida útil de 40 horas frente a las 13 que duraba la de Swan, gracias a que descubrió la manera de crear un vacío total.

 

Tipos de bombillas incandescentes

Encontramos dos tipos de bombillas incandescentes:

Bombillas incandescentes no halógenas       

Distinguimos las que llevan gas inerte en su interior de aquellas en las que se ha realizado un procedimiento al vacío.

Bombillas incandescentes halógenas

Es una variante de la bombilla incandescente aunque con más vida útil (de 2.000-4.000 horas), menor consumo (-30%) y mayor rendimiento luminoso que las luces incandescentes no halógenas.

 

 Inconvenientes de las lámparas incandescentes

El principal inconveniente de las lámparas incandescentes era el bajo rendimiento energético (la mayor parte de la energía que consumían se convertía en calor) y la fragilidad de sus materiales respecto al calor que desprendían, que acortaba su vida útil. Por ese motivo en el año 2009 una directiva de la Unión Europea empezó a limitar su producción para que en 2012 dejaran de producirse definitivamente.

Aunque hoy en día las bombillas incandescentes están prohibidas, todavía se pueden encontrar algunos modelos a la venta.

 

Un diseño vintage con la máxima eficiencia energética

Como comentábamos al inicio de este artículo, la lámpara incandescente vuelve a estar de moda en su versión led. La bombilla es tendencia, ya no se esconde dentro de una lámpara y ha adquirido protagonismo como elemento decorativo y de diseño. Prueba de ello son las numerosas propuestas de luminarias con forma de bombilla incandescente original pero con filamentos con tecnología led en su interior, para el deleite tanto de los más nostálgicos y amantes de lo vintage como para quien busque ahorro energético.

Las bombillas led incandescentes son las más utilizadas por sus múltiples ventajas. Además de su sofisticado diseño, no emiten CO2 ni contienen tóxicos, las equivalencias de la bombilla led en cuanto a consumo, potencia y durabilidad (pueden durar hasta 50.000 horas) son notablemente mejores al resto de tipologías, no desprenden calor, se encienden al momento y son reciclables.

Si deseas conocer más acerca de la iluminación led, te recomendamos nuestro artículo sobre los 5 errores al comprar luz led.