Falacias sobre el mercado eléctrico español: ¿es realmente transparente?