El empeño que hay que poner en estar pendiente de la evolución del precio de la luz está más que justificado: de ello dependerá la cifra total de costes, que incidirá de forma directa en su rentabilidad final.

Una de las mayores preocupaciones de todos los negocios es la de contratar una tarifa eléctrica que se adapte perfectamente a sus necesidades, y que además, permita reducir la cifra de los costes totales. Por ello, el desarrollo del importe eléctrico es un tema que provoca gran confrontación en el seno de toda empresa.

El empeño que hay que poner en estar pendiente de la evolución del precio de la luz está más que justificado: de ello dependerá la cifra total de costes, que incidirá de forma directa en su rentabilidad final.

Las empresas y su consumo eléctrico

Las grandes empresas y las pymes representan en torno al 47% de la demanda eléctrica total, por lo que las comercializadoras deben crear una buena estrategia, que ofrezca tentadoras tarifas que permitan que el ahorro en electricidad sea una realidad al final del mes.

Uno de los datos que más han llamado la atención es la caída del 1.3% del consumo eléctrico que han sufrido las grandes y medianas empresas. Este descenso tiene efectos considerables en el precio del KWh, que marcarán su evolución.

¿Cómo ha evolucionado el precio de la luz para las empresas?

Salvo en 2011, desde el año 2004 y hasta el 2014 el precio de la luz en España no ha soltado el acelerador, tal y como se puede comprobar en el gráfico inferior representado con la línea azul. Por si no fuera poco, al hacer la comparación con la media de los países de la Unión Europea, queda de manifiesto la dispar evolución que han sufrido:

Evolución

Fuente: Eurostat

Las empresas españolas ven en este gráfico el reflejo de la situación española: el precio de la electricidad se ha disparado en los últimos años, y solo ahora parece que el precio se estanca, o incluso, se reduce.

¿Cómo afecta la evolución de la tarifa de la luz en los hogares españoles?

La grave crisis que sufrió la sociedad española provocó que muchas familias tuvieran que abrocharse los cinturones y prestar relevante atención a asuntos como el coste que supone la factura de la luz cada mes. Recortar al máximo los costes era primordial para recuperar la estabilidad financiera en nuestro hogar. Y a día de hoy, todavía con las secuelas de la crisis, en muchos hogares siguen esperando con temor la llegada de la siguiente factura de la luz.

El abaratamiento de la producción de la electricidad ha tenido un efecto inmediato: un consumidor medio ha ahorrado más de 95 euros en electricidad entre los meses de enero y de septiembre del 2016. No obstante, el precio de la electricidad volvió a subir en septiembre, constituyendo ya el quinto mes de subida y siguiendo el trazo de esa línea ascendente. Y es que desde abril de este año, el precio del kWh va al alza, tal y como se puede observar en el siguiente gráfico:

Fuente:Eurostat

La optimización de los recursos energéticos es una necesidad de primer orden tanto para las empresas como para las familias españolas, y más con la tendencia al alza del precio de la luz. En el caso de las familias, el desarrollo del precio de la luz genera una sensación de incertidumbre en todos los hogares españoles, por eso es clave buscar una comercializadora eléctrica de confianza que te garantice un mínimo de estabilidad.

El precio del kWh viene determinado, en gran medida, por las directrices gubernamentales. No obstante, hay otros factores, como la demanda energética y el precio de los combustibles generadores, que también influyen en la evolución del precio de la electricidad en nuestro país.

En Aura Energía contamos con un amplio equipo de expertos que te asesorarán para que puedas incorporar la tarifa de la luz que mejor se adapte a las necesidades de tu empresa o de tu hogar, y que te permita ahorrar lo máximo en las futuras facturas de electricidad.

logo-footer

Estamos conectados: