Una mujer comprando luz LED

Encontramos muchos errores al comprar luz led, que cometemos todos sin excepción. Ya se trate de una vivienda o una empresa. Por ello, en este artículo os enseñamos las claves para no equivocarnos con las bombillas y poder ahorrar luz en nuestra casa, local u oficina.

Las bombillas LED se encuentran en su momento de máxima popularidad. Y no es de extrañar, ya que los beneficios que nos ofrecen no se ven traducidos solo en ver cómo se reduce la factura de la luz. Sino que, además se trata de un consumo eficiente, responsable con el medio ambiente.

Principales errores al comprar luz LED

Cualquier variedad de luz LED, ya se trate de bombillas, tubos, focos o plafones, supone un ahorro de luz importante. Por ello, saber qué tipo de LED nos conviene más para nuestra infraestructura y hábitos de consumo, es el primer paso a dar.

Estos son los errores más comunes al comprar luz LED:

  1. No tener en cuenta el tamaño del espacio que se quiere iluminar: medir la cantidad de luz que necesitaremos para alumbrar la estancia determinará qué potencia deberá tener nuestra luz LED. Porque también influye en poder ahorrar luz, ya que no solo se debe tener en cuenta el espacio, sino también la actividad que se realizará dentro de él. Algo que va relacionado directamente con la temperatura del color. Como decíamos, otro de los errores al comprar luz LED.
  2. No ahorrar luz por culpa del color de las paredes y suelos: la proyección de la luz en la estancia es muy importante para optimizar el consumo lumínico a cualquier hora del día. En este sentido otro de los errores al comprar luz LED es olvidarse de que los tonos oscuros absorben más luz. Y que por lo tanto, no podemos ahorrar luz porque necesitaremos un mayor consumo para poder iluminar la sala.
  3. Colocar tiras LED para decorar sin pensar en la ubicación del alimentador: si bien es una de las tendencias en el hogar, a menudo nos encontramos con que no sabemos dónde colocar el alimentador. Y acaba por producir un efecto decorativo fallido, ya que las tiras LED necesitan un alimentador difícil de esconder.
  4. No comprobar que el packaging contiene los certificados CE o ROHS: es habitual al comprar luz LED que nos fijemos en la potencia de la bombilla. Ahora bien, otro error muy común es no detenerse a buscar los logos de los certificados en el embalaje que corroboren su calidad. Algo que puede salirnos muy caro, ya que, de no tratarse así, su consumo podría perjudicar al resto de la instalación eléctrica.
  5. Utilizar la gama de colores LED en una vivienda: las grandes variedades de iluminación LED ofrecen un amplio abanico de tonalidades. Más allá de los tonos neutros, fríos o cálidos, existe la posibilidad de comprar bombillas de colores. Algo que, habitualmente, podemos ver en locales destinados a la hostelería o al comercio, para crear un efecto llamativo. Algo que no encaja en una vivienda, pero puede ser útil para eventos especiales dentro de la misma.

Ahorrar luz con bombillas LED y tarifas luz competitivas

Es habitual ver en oficinas y viviendas cómo muchas lámparas de techo acaban combinando tanto bombillas frías como neutras a medida que se van fundiendo sus luces. Otro de los grandes errores al comprar luz LED: no fijarse en el color y la intensidad.

Cada tipo de luz nos proporciona un entorno propicio para trabajar, cocinar, leer o sencillamente, dormir. Por ello, antes de elegir las luces conviene reflexionar sobre la tarea que se desarrollará en la sala. Y es que, además, no regular la iluminación de los dispositivos LED equivale a desaprovechar un ahorro de luz considerable.

Nuestro consejo es utilizar un regulador de luz que marque la intensidad acorde al estado de ánimo o el ritmo de la actividad que se esté desarrollando. Lo que, además, permite ahorrar luz: ¡hasta en un 40%! Como las tarifas luz hogar, empresa e industria de Aura Energía.

¡Pásate al ahorro hoy mismo!

 

logo-footer

Estamos conectados: